Feb. 23rd, 2017

selectudydisipacion: Cuando Lady Croqueta y Paranoia Serbia postean al unísono (Default)

Si eres fan de Sherlock, puede que te hayas topado por la red con los términos TJLC, JLC, o TFHC. ¿De qué va todo esto? Te lo explicamos a continuación en idioma patrio.


¿Sabes esos juegos de ordenador que suelen ser una habitación llena de trastos amontonados que llegan hasta la pared y te piden que encuentres un paraguas, un huevo de Fabergé y una pelota de playa? Algunos los encuentras con facilidad y te crees el rey del mambo pero casi siempre hay alguno que te cuesta ver y pasan los minutos y tus ojos se te cruzan de tanto mirar y remirar la escena, buscando la puñetera pelota de playa que te falta y que NO. QUIERE. SALIR. Y sudas. Y el tiempo pasa a tu alrededor como las vacas pasan volando cuando vas a 130 por la autopista y las retinas te empiezan a sangrar y donde está la pelota por amor de la babucha-tabaquera de Sherlock. En esos momentos solo existen dos cosas en el universo. Tu odio y la necesidad de encontrar la puñetera pelota de playa. ¡Y se acaba el tiempo! y entonces te dan la solución. ¡Aquí está la pelotita de playa! Justo delante de tus morros. Es imposible. Has mirado esa parte de la pantalla más veces que números infinitos tiene pi. Tienes callos en las retinas de tanto mirar y se te había pasado a pesar de tenerla delante de los ojos todo el rato.


El infierno de Dante tenía 7 círculos. Este es el octavo.


¿Y si os dijera que eso es lo mismo que le ha pasado a mucha gente con la serie Sherlock? Algo escondido a plena vista. Algo que si te señalan dónde mirar, pones cara de Homer Simpson y dices “D’OH!” porque era tan obvio que ¿cómo es posible que se me haya pasado?

Qué ganas tenía de escribir las siguientes palabras….


Bienvenidos a The Johnlock Conspiracy


Sherlock (2010) es una serie británica que nos muestra cómo sería un Sherlock en el mundo moderno, con móviles, internet y, para nuestra desgracia, sin union suits. Muchas cosas han cambiado desde la época victoriana en la que el Sherlock original andaba por las calles de Londres con su inseparable John Watson. Pero una cosa, por desgracia, sigue bastante vigente. Tal vez no con tanta virulencia, pero sigue ahí. ¿Os imagináis el qué?

El odio. Inmortal, imperecedero. La incomprensión. Existía a raudales en los tiempos de Conan Doyle y no nos falta en 2017. Así que cuando dos apasionados de las historias de Sherlock Holmes se juntaron, decidieron que iban a intentar romper con ese odio, con esa intolerancia. Pero eran unos chicos listos y decidieron que la mejor manera de enfrentarse a la incomprensión es con gentileza, con paciencia, con cariño y despacito. Y así es como la BBC un 25 de Julio de hace siete años empezó a emitir Sherlock, creada por Steven Moffat y Mark Gatiss.


Sherlock: Y del pelo del culo de un mandril deduje que el Osasuna ganaría la liga. Brillante, no?

John: Este es el hombre con el que he decidido pasar mis ratos.


La serie pronto acaparó la atención de la gente. Sherlock es uno de los personajes de ficción más queridos no solo por el público del Reino Unido sino de todo el mundo. Y fans del personaje de Conan Doyle ha habido desde que empezó a aparecer en las páginas del Strand Magazine en 1891, así que no fue una gran sorpresa ver la rapidez con la que esta nueva versión del clásico se convertía en el objeto del deseo del personal.


Pero con cada capítulo, con cada temporada que se emitía había un grupo, que cada vez se iba haciendo más grande, que empezaron a notar una serie de pistas y empezaron a compartir sus sospechas en los foros, en sus blogs, donde quiera que les escucharan. Estaba naciendo la conspiración. La conspiración que indicaba que no solo estábamos viendo la historia de un detective y su compañero de piso. Sino una historia de amor. Los inicios fueron duros, como quien monta una plantación de tabaco en Finlandia. Incluso hasta dentro de los propios conspiradores, había dudas. Muchas dudas. ¿Eran todo coincidencias? ¿La gente es que ve cosas donde no las hay? ¿Estamos teniendo una alucinación conjunta provocada por la sincronía de nuestras neuronas pensando en los jerseys de John al mismo tiempo? El caso es que las pistas se iban acumulando y como buenos fans del detective mejor vestido ever (lo siento, señor Colombo), fueron recopilándolas, diseccionándolas, analizándolas y sacando deducciones. Y hasta se acuñaron su propio nombre: Johnlock. Concretamente The Johnlock Conspiracy (TJLC)


- Hey, ¿para cuándo Johnlock?

-Vete al higo, mendrugo.


El número de los conspiradores aumentaba cada vez más y hallaron en Tumblr la plataforma perfecta para compartir sus elucubraciones. Y al sonar más alto y en más sitios, fue inevitable que su mensaje llegara a los oídos de los llamados “antis” - aquí hago un alto en el camino para explicar que:


  1. Hay gente que no ve el elemento romántico y ya está (Sherlock es la historia de dos grandes amigos y sus vicisitudes con sus deducciones y la investigación criminal en general)

  2. Hay gente que no ve el elemento romántico entre John y Sherlock pero lo ven en otras parejas como Sherlock - Molly, Sherlock - Irene, Molly - Lestrade, Lestrade- Mycroft, la señora Hudson - las hierbas, etc)

  3. Hay gente que no ve el elemento romántico y considera que los que lo ven son unos ilusos, enfermos y los atacan.


Cuando hablamos de los antis, nos referimos al grupo c). La guerra se fue recrudeciendo pero ningún bando daba su brazo a torcer. Y así nos plantamos al final de la tercera temporada. Cada vez más gente empezaba a notar que… algo había. No se atrevían o no se les ocurría pensar que tal vez fuera algo romántico, porque es impensable que un clásico lo transformen de esa manera, porque allá donde se haye una bella doncella y un prieto galán, tendrá que haber romance entre ambos y porque… no. Tan simple y rotundo como eso, no.



Lo cierto es que empezamos la cuarta temporada con un ambiente diferente. Los creadores de la serie cada vez hacían más guiños y más referencias y la idea de que podía haber algo más, un subtexto romántico escondido bajo la superficie de los casos, parecía más tangible y real. Se filtraron los nombres de las canciones de la banda sonora, los títulos de los capítulos y junto con las declaraciones de los productores y creadores1 de la serie, todo parecía indicar, que lo que había sido un secreto a voces, iba a quedarse a voces. Vamos, que la señora Hudson ya no tendría que hablar bajito cuando se refiriera a “Los casados” de la señora Turner. Que Mike Stamford podría ir con una sonrisa de oreja a oreja por la calle. Y que alguien le daría “un feliz anuncio” para el final de la semana a Mycroft.


*Tenemos un plan para superarla. Y creo que nuestro plan es devastador. Practicamente dejamos a todo el reparto llorando contándoles el plan…. Esta es probablemente la vez que más emocionados estamos con Sherlock.


¿Y qué pasó?


Pasó que la cuarta temporada no fue lo que nadie esperaba. No fue la serie con la calidad a la que nos tenía acostumbrados. No fue la serie que daba respuestas al mismo tiempo que planteaba otras, sino más bien la temporada que planteaba más y más preguntas. Y para gran decepción de los johnlockers, no fue la temporada que confirmaba las sospechas de un romance entre Sherlock y John. El último episodio, The Final Problem, tenía unas expectativas tan altas que probablemente aunque hubiera bajado Zeus del Olimpo para darnos un besito en el cogote a todos los mortales y la promesa de perfección para cada uno de nosotros, nos hubiéramos sentido decepcionados. Tal vez no al mismo nivel, pero ocurrió algo parecido al final de la segunda temporada. Sherlock se había lanzado a su muerte pero…. Caronte no le había llevado a pegar un paseo por el Aqueronte de camino al infierno (las metáforas con griegos, aunque oportunas, no eran intencionadas XD). Así que la pregunta era ¿cómo lo había conseguido? Imagínate preguntarte una cosa una y otra vez durante dos años. ¿Realmente existe una respuesta que hubiera satisfecho a todos? No. Porque nunca hay nada en el mundo que satisfaga a todo el mundo. Excepto aparcar delante de tu casa a la primera.


Así que los escritores no nos dieron la respuesta a esa pregunta. Y ahora, no nos han dado la resolución que muchos llevan esperando durante años. Y como no hemos tenido suficientes preguntas en esta entrada ¿en qué situación nos quedamos ahora?


WELCOME TO THE TIN FOIL HAT CONSPIRACY! (TFHC)


Foto: Johnlocklives.tumblr.com


Los principios fueron duros. El efecto que tuvo The final problem fue como una bomba. Todo el mundo, johnlockers, sherlollies, antis, etc, desparramados, buscando respuestas, gritando, llorando y buscando responsables, porque todos sintieron que este episodio no era impecable y que no daba respuestas a los enigmas emocionales planteados. No fue bonito. Pero de entre todo este caos salieron unos cuantos johnlockers que reunieron las pruebas que tenían de anteriores temporadas y se pusieron, poco a poco, a añadir a las pruebas que ya tenían, las nuevas que se presentaban en la cuarta temporada. No fue una tarea fácil, porque el ambiente era más de turba enfurecida con antorchas y dispuesta a colgar a Moffat y a Gatiss en la plaza del pueblo que de recogimiento y análisis clínico, pero lo consiguieron. Sin embargo la fuerza del grupo se había disuelto y como estas personas sabían que se encontraban en la minoría y ante lo loco que sonaban sus teorías, decidieron llamarse la Tin Foil Hat conspiracy. Es decir, los del sombrerito de papel de albal.


Hay varias vertientes dentro de este movimiento pero todas tienen algo en común y es pensar que la cuarta temporada es FALSA. Falsa en el sentido en el que lo que hemos visto no debe ser interpretado como lo que realmente ha pasado. Hay diferentes motivos. Unos abogan por la teoría de diferentes narradores para cada episodio. Otros por que todo está dentro del palacio mental de Sherlock. Algunos defienden que estamos en la mente de John. Incluso hay gente que defiende que aún estamos en la tercera temporada a nivel de cronología de la serie. Saben que sus argumentos, algunos de ellos, suenan bastante inverosímiles, pero se apoyan en sus datos, sus deducciones y en el mismo dicho que la psicóloga de Henry Knight en Hounds of Baskerville nos ofreció en la serie:


John: No era una especie de loco— conspiranoico?

Grace Mortimer: Solo eres un loco si estás equivocado.


Pero no solo en los detalles del cómo hemos llegado a los eventos de la temporada 4 se diferencian los miembros del Tin Foil Hat. También hay otros elementos que los diferencian, como por ejemplo… agarraros las enaguas: la existencia de un cuarto capítulo en la cuarta temporada. Incluso hasta teorizaban de cuando se podía emitir este episodio secreto. “The Lost Special2 como Moffat lo llamó en plan jocoso. Hasta el canal oficial de Sherlock en Youtube3 se hizo eco del rumor. Se barajaron como posibles fechas el 22 de enero por eso de 22/1 (¿lo pillas, lo pillas?) y el 29/1 por ser el aniversario de cuando Sherlock y John se conocen en este universo. Pero ninguna de las fechas ha sido la fecha elegida para la emisión del Lost Special o ni siquiera para un anuncio que confirmara su existencia.


¿Cuándo se emitirá el cuarto episodio?


¿Significa eso que los miembros del Tin Foil Hat se han dado por vencidos? No. La moral está baja pero aún siguen convencidos de que hay más, de que hay una explicación a todo. Motivos para sospechar no les faltan. Por allá por el 2014, cuando todos eramos más inocentes y más jóvenos y jóvenas,  Steven Moffat dijo que sus planes para la cuarta temporada eran “tan radicales que sorprendieron a los actores y hará que The Reichenbach Fall parezca como un paseito por el campo.4


A fecha de hoy no tenemos ni idea de qué planean estos diabólicos creadores. Inconsistencias en el tiempo usado para filmar, la desviación absoluta de lo que era el hilo argumental en The Final Problem, el silencio atronador de los creadores tras la emisión de The Final Problem y el aluvión de críticas, las pistas, las conspiraciones, las sales calmantes, todo forma parte de un plan así que desde aquí solo podemos decir.


THE GAME IS ON. (but for the love of fuck, for how LONG? We’re dying here!)



Próximamente:

-Fechas y teorías para “The Lost Special”. ¿Hacemos una porra?

-The Final Problem: las locas hipótesis y CUÁL apoyamos.


1https://vimeo.com/194808191 Minuto 3.40 (Aunque recomiendo ver todo el video)
2Lamentablemente solo existe entrada en inglés en Wikipedia sobre esta historia.
3https://youtu.be/_PAepBRlGFI?t=5m48s
4http://www.bbcamerica.com/anglophenia/2014/08/steven-moffat-sherlock-plan-devastating

Personal

selectudydisipacion: Cuando Lady Croqueta y Paranoia Serbia postean al unísono (Default)
Selectud y Disipación

Tags chupis

Style Credit

Powered by Dreamwidth Studios